PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Cripto

El mantra del bitcoin como cobertura ante la inflación se pone a prueba a medida que su impulso se desvanece

La criptomoneda alcanzó un récord de casi US$65.000 a mediados de abril, pero ha bajado aproximadamente un 45% desde entonces.

Tiempo de lectura: 2 minutos

Bloomberg — El bitcoin se ha mantenido callado en lo que va del mes, incluso cuando las cifras de la inflación se muestran más altas de lo esperado. Los analistas gráficos se fijan ahora en los indicadores técnicos para ver hacia dónde podría dirigirse.

El precio del bitcoin se está acercando a la banda inferior de su indicador técnico Envelope (que suaviza las medias móviles para trazar los límites superior e inferior) lo que sugiere que está cerca de un punto de inflexión crítico. Si se quiebra el nivel inferior de la banda, el precio podría poner a prueba su principal nivel de soporte, de US$30.000, que, según los expertos en gráficos, debe mantenerse para sostener el actual rango de cotización. Si cayera por debajo y volviera a subir, podría volver a probar la banda comercial superior, que actualmente se encuentra cerca de los US$36.000.

PUBLICIDAD

“Creo que el bitcoin sigue siendo un mercado demasiado especulativo, a pesar de que cuenta con cierta adopción institucional”, dijo Brian Walsh, Jr. asesor financiero senior de Walsh & Nicholson Financial Group. “Todavía queda mucho por demostrar”.

El bitcoin se ha mantenido relativamente estable dentro de un rango que ronda entre los US$32.000 y los US$34.000 desde principios de mes. Recientemente su cotización se incrementó en 1% a US$32.841. Pero su atractivo como cobertura contra la inflación está siendo puesto a prueba con la llegada de series de datos que muestran el aumento de los costes asociados a la reapertura de la pandemia. Los precios pagados por los consumidores estadounidenses se dispararon en junio al máximo desde 2008, mientras que aquellos pagados a los productores también subieron más de lo esperado.

Los entusiastas más férreos han argumentado que el bitcoin y algunas otras criptodivisas son una cobertura contra el aumento de los precios al consumo y la excesiva impresión de dinero por parte de los bancos centrales mundiales. La lógica es la siguiente: A diferencia de los dólares estadounidenses o cualquier otra moneda tradicional, está diseñada para tener una oferta limitada, por lo que no puede ser devaluada por un gobierno o un banco central que distribuya demasiada cantidad.

PUBLICIDAD

“Es tan joven y especulativa que los mercados no la consideran realmente una cobertura contra la inflación”, dijo Walsh. “Sí, hay una oferta finita, pero eso no lo es todo”.

Si nos vamos atrás en el tiempo, más allá del mes de julio, se observa una época más dura para la mayor moneda digital del mundo. El bitcoin alcanzó un récord de casi US$65.000 a mediados de abril y ha caído aproximadamente un 45% desde entonces. Los estrategas están analizando el panorama en busca de señales que indiquen hacia dónde podría dirigirse. Ya ha perdido gran parte de sus ganancias en el año, subiendo aproximadamente un 13,5% desde finales de diciembre, lo que significa que el S&P 500 le está ganando por unos 3 puntos porcentuales.

“Sólo hay que pensar en lo lejos que ha llegado el bitcoin en el último año, eso tenía que tener una corrección. Se esperaba que hubiera un retroceso”, dijo por teléfono Eric Diton, presidente y director gerente de The Wealth Alliance. “Estás viendo un gran aumento de la regulación, especialmente de los chinos, y eso es suficiente para amortiguar los espíritus allí en el mundo de las criptomonedas al menos temporalmente y hacer que la gente tome algunas ganancias”.

PUBLICIDAD

--Con la asistencia de Kenneth Sexton.


PUBLICIDAD