PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Actualidad

Tras 12 días en el poder, la crisis abruma al presidente Pedro Castillo en Perú

Vacar a los presidentes en Perú es más fácil que en casi cualquier otro lugar del mundo. ¿Podría pasar con el actual mandatario?

Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — El nuevo presidente de Perú ha tenido un comienzo difícil, seleccionando ministros contenciosos, alienando a los aliados y preparando el escenario para un enfrentamiento brutal con el Congreso, todo a los pocos días de asumir el cargo.

Pedro Castillo, maestro rural y activista sindical, ganó las elecciones después de asegurar su independencia política y que no estaba en deuda con la ideología marxista ni con el jefe de su partido.

PUBLICIDAD

VER MÁS: Roque Benavides: “No me extrañaría que se den algunos retrasos en inversiones” (VIDEO)

Pero cuando nombró a su gabinete, incluido un primer ministro que está siendo investigado por ser un presunto defensor de terroristas, analistas, figuras de la oposición e incluso algunos que lo habían respaldado expresaron su alarma, tanto que se escuchó la palabra “destitución” más de una vez.

Su capital político se esfumó en 24 horas”, dijo Rodolfo Rojas, socio del grupo asesor político Sequoia, con sede en Lima. “Si no cambia de rumbo, no hay futuro para él”.

PUBLICIDAD

La destitución no es inminente, dijo Rojas, pero parece probable que se produzca un enfrentamiento con el Congreso. Y aunque Perú tiene el hábito de vacar a los presidentes, es raro que tal discusión se lleve a cabo a los pocos días de asumir el cargo.

Los inversionistas también están profundamente preocupados. Las acciones se desplomaron un 6% en solo un día, los bonos se tambalean y el sol peruano es la moneda con el peor desempeño del mundo desde que Castillo asumió el cargo. Barclays estima que los inversionistas han retirado del país alrededor de US$3.000 millones mensuales desde las elecciones de abril.

Varios partidarios clave se han separado de Castillo, incluido el Partido Morado, un partido centrista. Por otro laso, La República, un importante periódico nacional que lo apoyó, así como un sindicato de maestros, han tomado distancia.

PUBLICIDAD

VER MÁS: Exclusivo: US$70.000 millones llegarían a la región con nearshoring: Mauricio Claver-Carone, presidente del BID

Vacar a los presidentes en Perú es más fácil que en casi cualquier otro lugar del mundo. Los opositores de Castillo solo necesitarían 87 de los 130 votos en el Congreso unicameral, y podría ser derrocado bajo la cláusula de “incapacidad moral”, vagamente definida. El expresidente Martín Vizcarra fue acusado el año pasado bajo este mandato y casi todos los presidentes peruanos electos desde 1985 han sido acusados, encarcelados o sometidos a investigaciones criminales.

El partido de Castillo tiene sólo 37 escaños. Incluyendo a sus aliados, su apoyo todavía es menor a 50. Sus oponentes, en otras palabras, dominan el Congreso.

PUBLICIDAD

CONFRONTACIÓN

Algunos sospechan que Castillo nombró a Bellido para entablar un enfrentamiento con el Congreso. Según las inusuales reglas constitucionales del país, si el Congreso rechaza dos veces su gabinete, el presidente puede disolver la Cámara y convocar a nuevas elecciones.

“Si no les gusta el gabinete Bellido, pues le negarán la confianza e inmediatamente presentaremos otro y si no les gusta ese, chau Congreso”, dijo Guillermo Bermejo, congresista del partido Perú Libre de Castillo. “Y si no les gusta ese, ¡adiós al Congreso!”

Eso podría preparar el escenario para lo que Castillo ha dicho que quiere: una asamblea constitucional para reescribir los estatutos de la nación, algo que hicieron otros radicales latinoamericanos, como Hugo Chávez en Venezuela. Castillo también está siendo visto como un presagio de lo que puede ser un cambio regional hacia la izquierda desde el punto de vista de los inversionistas, con elecciones en los próximos 14 meses en Chile, Colombia y Brasil.

PUBLICIDAD

VER MÁS: “Es una medida populista”: El impacto que tendría el recorte del 50% del sueldo de los ministros en Perú

ALABANZA A CUBA

Castillo era prácticamente un desconocido antes de la carrera presidencial cuando terminó al frente de un grupo de candidatos para ir a una segunda vuelta contra Keiko Fujimori, del clan político más poderoso del país. La venció por 40.000 votos y tuvo que soportar semanas de recuentos y desafíos legales antes de ser declarado vencedor.

PUBLICIDAD

Bellido es un marxista que nunca ocupó un alto cargo y que considera que el Gobierno comunista de Cuba es una democracia. Otras elecciones controvertidas del gabinete incluyen al ministro de Relaciones Exteriores, Héctor Béjar, quien fue líder guerrillero en la década de 1960.

Muchos de los nuevos ministros carecen de experiencia o calificaciones para sus nuevas responsabilidades, entre las que se cuenta tratar de restaurar algo de normalidad después de uno de los peores brotes de covid-19 del mundo.

Incluso los miembros del nuevo Gobierno parecían tener reservas sobre algunos de sus colegas. Poco antes de que el gabinete tomara juramento el 30 de julio, los candidatos de Castillo para ministro de Economía y ministro de Justicia se retiraron y prestaron juramento al día siguiente, aparentemente después de recibir garantías de Castillo.

PUBLICIDAD

VER MÁS: Dólar en Perú alcanzó nuevo máximo histórico: “La subida es puramente por riesgo político”

REACCIÓN DE LOS INVERSIONISTAS

La reacción inicial de los inversionistas fue casi de pánico. La liquidación de los activos de la nación se revirtió brevemente cuando Pedro Francke, un execonomista del Banco Mundial popular entre los inversionistas, aceptó asumir el cargo de ministro de Economía.

Castillo había moderado su discurso radical antes de la segunda vuelta, mientras trataba de ampliar su atractivo más allá de su núcleo en las zonas rurales pobres. Pero “volvió a sus raíces” cuando tomó el poder, dijo Rojas.

VER MÁS: Científicos alcanzan consenso “inequívoco” sobre el efecto humano en el cambio climático

PUBLICIDAD

El primer ministro y algunos de los otros nombramientos que más asustaron a los inversionistas son personas cercanas a Vladimir Cerrón, un neurocirujano marxista que lidera el partido de Castillo en el Congreso. Apaciguar a los seguidores revolucionarios de Cerrón sin ahuyentar a los aliados izquierdistas más moderados requerirá mucha habilidad política, y no está claro si Castillo la tiene.

Aunque Castillo se ha “disparado en el pie” en sus primeros días, su Gobierno no está al borde del colapso, dijo Jo-Marie Burt, especialista en Perú de la Oficina de Washington para América Latina, que promueve los derechos humanos y la democracia. Y así como el Congreso tiene la capacidad de acusarlo, Castillo puede disolver el Congreso si rechaza dos de sus gabinetes.

PUBLICIDAD