Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg Opinión — A un año y medio del comienzo de la pandemia de Covid-19, las escuelas de Estados Unidos están reabriendo con más incertidumbre que nunca. Lo único que los distritos saben con certeza es que los cierres del año pasado y el aprendizaje en línea fueron un desastre para la salud emocional y el progreso académico de los niños en edad escolar, especialmente los pobres, y que la capacitación presencial está iniciando en medio de la creciente propagación de la variante delta.

Reabrir las escuelas de forma segura es más importante y más desafiante que nunca. Solo alrededor de la mitad de los distritos escolares están exigiendo mascarillas, mientras que nueve estados han prohibido las exigencias de usarlas. El número de distritos que ofrecen opciones de enseñanza en línea se ha duplicado hasta casi el 80% en las últimas semanas.

PUBLICIDAD

Por lo tanto, persuadir a las familias para que vuelvan a enviar a los niños de vuelta a la escuela y brindarles garantías de que estarán seguros (especialmente los menores de 12 años que aún no pueden ser vacunados) depende de la creatividad y el compromiso de los alcaldes, los distritos escolares y los profesores.

Las localidades ya no pueden seguir dando por sentadas las inscripciones en las escuelas públicas. La rápida difusión tanto del Covid-19 como de las opciones de educación alternativa, desde las escuelas autónomas en línea hasta los programas de vales que transfieren el dinero de los impuestos a las escuelas privadas y religiosas, han hecho que el regreso de los niños a las aulas sea fundamental no sólo para su bienestar educativo y psicológico, sino para la viabilidad a largo plazo de las escuelas públicas.

En las ciudades y vecindarios más afectados, muchos residentes tienen tanto miedo de enviar a sus hijos de vuelta a la escuela que esto ha contribuido a un descenso del 3% en las inscripciones en las escuelas públicas de todo el país. La mayor disminución, de alrededor del 13%, se dio entre los niños de preescolar y jardín de niños. En algunos lugares, como Newark (Nueva Jersey), las inscripciones se redujeron un tercio tanto en las escuelas públicas como en las autónomas.

PUBLICIDAD

Mientras tanto, las inscripciones en escuelas privadas se han incrementado. En una encuesta realizada a 160 escuelas independientes, al menos la mitad afirmó que sus inscripciones habían aumentado; otro 20% vio que las inscripciones se mantenían más o menos igual. Muchos dijeron que estaban al máximo de su capacidad y no tenían espacio para más niños.

En los estados controlados por los republicanos, que están siendo los más afectados por la altamente contagiosa variante delta, las prohibiciones de los requisitos de mascarilla amenazan con erosionar aún más la matriculación en las escuelas públicas, y están empujando a muchas familias hacia las escuelas religiosas, privadas y online; algunas de estas últimas tienen un historial de fraude y abuso.

La pandemia también está impulsando legislación sobre vales escolares en todo el país; más de dos tercios de las legislaturas estatales están considerando proyectos de ley que ampliarían o introducirían programas de elección de escuelas privadas, algunos de los cuales benefician a escuelas nocturnas con planes de estudios dudosos, como clases de creacionismo en lugar de biología.

PUBLICIDAD

De hecho, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, está animando a los padres a utilizar el programa de vales escolares del estado, recientemente ampliado, para abandonar las escuelas públicas. Mientras que algunos distritos están desafiando la prohibición de la exigencia de uso de mascarillas en Florida, DeSantis está amenazando la financiación de los distritos y el salario de los maestros en represalia, incluso mientras aumentan las muertes y hospitalizaciones por Covid-19 en el estado.

Los estados y las ciudades pueden ayudar a los distritos escolares estableciendo políticas sensatas y basadas en la ciencia. El estado de Washington acaba de establecer requisitos estrictos de vacunación para el personal escolar, al igual que algunas ciudades, como Denver.

Pero lograr que las familias lleven de nuevo a sus hijos a las escuelas públicas también requerirá que los maestros y las escuelas, que suelen ser las instituciones del vecindario de mayor confianza, eduquen y convenzan a los padres de que el aprendizaje presencial es seguro y lo mejor para sus hijos. Washington, D.C., donde los casos de Covid-19 se han quintuplicado, ha tenido cierto éxito al apoyarse en las escuelas y las organizaciones sanitarias para impulsar la vacunación, así como al ofrecer incentivos, como un sorteo de becas universitarias, AirPods y tarjetas de regalo.

PUBLICIDAD

Los distritos escolares querrán emular a San Luis, donde el distrito se ha asociado con la Federación Estadounidense de Maestros (AFT por sus siglas en inglés) en una serie de eventos de “inicio seguro”, que incluyen ferias de regreso a clases en las que se ofrecen útiles escolares gratuitos, equipos de protección, comida, premios y vacunas. La AFT, que, junto con el otro sindicato importante de profesores, la Asociación Nacional de Educación, ha dicho que apoyaría los requisitos locales de vacunación, también ha asignado US$5 millones en subvenciones para estos programas en todo el país. En St. Louis, los miembros de la AFT también han realizado 3.000 llamadas a familias locales instándolas a vacunarse.

“Tener a sus maestros al otro lado, compartiendo sus propias historias”, contribuye en gran medida a mitigar el escepticismo sobre las vacunas entre los padres negros, dijo Gloria Nolan, enlace familiar del distrito, un nuevo puesto en el que Nolan aboga tanto por las vacunas como por el regreso de los estudiantes a las escuelas del distrito.

Los distritos también tienen que seguir el ejemplo de los programas escolares de verano que han tratado de hacer que la educación sea divertida con todo tipo de actividades, desde lecciones de jardinería y cocina hasta clases de matemáticas que involucran actividad física. Los programas educativos al aire libre de San Luis y Wisconsin son otros buenos modelos.

Persuadir a los padres de que la escuela será divertida, relevante y segura no sólo es bueno para el desarrollo académico y social de sus hijos, es la forma más segura de hacer que vuelvan a las aulas.