PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Mercados

Los niños comienzan a comprar acciones en pequeña escala, de a US$5 por vez

Desde temprana edad, los padres enseñan a sus hijos a comprender el mundo del dinero y a utilizar mecanismos de inversión.

Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — Una tarde, durante una cita para jugar, un amigo le preguntó a Emmanuel Rodríguez por qué aún no tenía una consola de juegos de Nintendo. El niño de 7 años hizo caso omiso a la pregunta y respondió que tenía algo mejor: una parte de la propia empresa.

Su amigo lo miró con incredulidad, pero es verdad. El niño tiene alrededor de US$178 en acciones de Nintendo como parte del plan de sus padres para enseñarle cómo ser inteligente con su dinero, dijo el padre de Emmanuel, Sebastián Rodríguez.

PUBLICIDAD

La familia no está sola. Los padres están recurriendo a las plataformas de compra y venta de valores para que sus hijos conozcan los mercados. Algunos adultos dijeron sentirse intimidados por el tema cuando eran más jóvenes y haber tomado decisiones financieras de las que se arrepienten. Así que ahora ahora buscan ayudar a sus hijos a evitar los mismos errores enseñándoles cómo invertir tan poco como US$5 en cada ocasión y animándolos a mantener sus apuestas durante los momentos difíciles.

De manera sutil, estas familias también están haciendo frente a la desigualdad que azota al país más rico del mundo, donde el 1% de los hogares más ricos controla más de una tercera parte de la riqueza. La inversión es clave para el crecimiento de los activos, pero solo el 56% de los adultos estadounidenses posee acciones. Entre las familias que ganan menos de US$40,000 al año, la proporción es del 24%.

“No supe nada sobre inversiones hasta los 20 años. Siempre pensé que era una de esas cosas que son para la élite “, dijo Janice Laset-Parkerson, una madre que vive en un suburbio de Portland, Oregon. Cuando tuvo hijos, quiso enseñarles que “no es algo que da miedo ni intimida”.

PUBLICIDAD

Hay indicios de que más familias se están dando cuenta de ello. En Public.com, una plataforma de inversión que permite a los usuarios comprar acciones fraccionadas, las publicaciones sobre temas familiares, incluido cómo enseñar a los niños sobre acciones, se duplicaron en el último mes. La cantidad de usuarios registrados en Learn & Earn, una aplicación que recompensa a los estudiantes por completar cursos con dinero en efectivo que se invierte en el mercado, aumentó un 176% desde mayo, dijo la compañía. Y, al más puro estilo de la compra minorista, los padres discuten en Reddit cómo explicar términos como dividendos, y aportan ideas sobre qué compañías podrían interesar a los niños.

Para Chris Kloch, que vive cerca de Buffalo, Nueva York, se trata de darles a sus hijos una ventaja que él no tuvo. Todos los domingos, se sienta con sus dos menores, Alexander y Juliette, para comprar porciones de US$5 de empresas que conocen. Sus opciones incluyen la tienda de artículos para mascotas Chewy Inc., ya que Juliette, de 6 años, quiere ser veterinaria, y el gigante de juguetes Mattel Inc.

“Inmediatamente después de que hicimos la orden de compra, mi hijo dijo: ‘¿nos envían coches de juguete porque somos dueños de una parte de la empresa?’”, comentó Kloch. “Yo dije no, no funciona así”.

PUBLICIDAD

Los Kloch también son dueños de Super League Gaming Inc.. Cuando las acciones se desplomaron a principios de este año, surgió el momento de discutir los giros del mercado y el concepto de “comprar en la caída” (compras de oportunidad).

Otras personas “vendieron porque no tenían objetivos de largo plazo”, dijo Kloch a sus hijos. “Pero queremos estar allí en 10 años”. Para su deleite, las acciones han subido más del 37% desde enero.

Los niños son bombardeados con mensajes de que el dinero en efectivo es sólo para consumo, dijo Mac Gardner, un planificador financiero certificado que dirige la empresa de educación FinLit Tech y es autor del libro infantil “The Four Money Bears.” (Los cuatro osos del dinero). En él, presenta las cuatro funciones del dinero a través de los personajes principales: Spender Bear (Oso gastador), Saver Bear (Oso ahorrador), Investor Bear (Oso inversor) y Giver Bear (Oso generoso).

PUBLICIDAD

Los padres de Emmanuel quieren enseñarle que no sólo tiene que gastar dinero. Recientemente, el niño dividió US$5 entre un pastel de Starbucks y una pequeña parte de las acciones de la compañía. Por supuesto, su microinversión no lo hará rico. El objetivo es ayudarlo a entender que la paciencia puede ser recompensada y su dinero puede crecer, dijo su padre.

Pero no es una tarea fácil enseñar a los niños a quedarse quietos para obtener una recompensa en el futuro. Laset-Parkerson, la madre de Oregon, lo sabría. El otro día, su hija Fiona la confrontó con una observación profunda mientras viajaba en el auto.

“Mami, dijiste que no tienes que hacer ningún trabajo con la inversión. Dijiste que es muy fácil“, recordó Laset-Parkerson. “Pero tienes que esperar, y eso es difícil”.

PUBLICIDAD

Para Gardner, estas inesperadas pepitas de sabiduría muestran que los niños pueden captar las lecciones y los hábitos financieros de los adultos, lo que subraya la importancia de educarlos temprano.

El recuerda a un niño que dijo que quería un Maserati cuando fuera mayor, lo que significaba que tendría que ser un “Oso inversor” para que sucediera. “Ellos entienden”, dijo Gardner.

PUBLICIDAD

Eso está claro para los padres de Emmanuel. Él ya se enfrenta a la volatilidad con un aplomo que algunos adultos podrían envidiar. Cuando su madre, Jenny Rodríguez, mencionó que una de sus tenencias había perdido valor, el niño le aconsejó que no se preocupara.

“Mamá, no tienes que ponerte triste”, dijo el niño de 7 años, según su padre. “Así es el mercado”.


PUBLICIDAD