PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Negocios

Uber Eats y Cornershop ahora son mentores de Carso, Alsea y otros e-commerce

El negocio de los gigantes del delivery también apuesta a un modelo de empresa a empresa, dicen sus directivos en entrevista.

Tiempo de lectura: 6 minutos

Ciudad de México — A Uber Eats y Cornershop poco les preocupa el esfuerzo de Grupo Carso o la cadena de restaurantes, Alsea, por acelerar o mejorar el desarrollo de sus propias plataformas de comercio electrónico. Para los gigantes del delivery, que recientemente completaron su integración, las iniciativas de las compañías de Carlos Slim y la familia Torrado son una oportunidad, a un año de que la pandemia sorprendiera a minoristas que no estaban preparados para atender una demanda completamente en línea.

Detrás de los portales de venta de cadenas de tiendas y restaurantes se encuentra el conocimiento y procesos -mejor conocido como know how- de Uber Eats y Cornershop, que a través de sus respectivas líneas de negocio enfocadas a otras empresas brindan servicios y transfieren mejores prácticas en materia de selección de productos, relación con clientes y entrega de última milla, dijeron los principales directivos para América Latina de ambas compañías, en una entrevista conjunta para Bloomberg Línea.

PUBLICIDAD

“Tenemos 30 establecimientos a los que estamos haciéndoles la entrega de última milla. Ellos manejan su marca, generan su demanda, pero nosotros hacemos toda la parte back end para asegurar que las cosas se entreguen en la velocidad que los clientes esperan”.

—  Eduardo Donnelly, gerente regional de Uber Eats en América Latina

La llegada del COVID-19 agarró por sorpresa a las grandes minoristas al no estar completamente preparadas para atender la demanda creciente de consumidores que decidieron dar el paso y adquirir sus productos a través de la computadora o un teléfono móvil.

Es el caso de la mayor cadena de tiendas departamentales de México, El Puerto de Liverpool, que a mediados del año pasado reconoció ante sus inversionistas y analistas algunos cuellos de botella que enfrentó para cumplir con las expectativas de los clientes.

Ver más: SAT perfila un nuevo Régimen de Confianza para contribuyentes por nivel de ingresos en 2022

PUBLICIDAD

Ante esta situación, la opción brindada por agregadores como Cornershop y Uber Eats -que permiten seleccionar a usuarios opciones entre diversas tiendas y restaurantes- se convirtió en uno de los muchos canales utilizados por las empresas para llegar a sus clientes ante las restricciones de movilidad y cierres.

Con el paso de los meses, algunas empresas han mantenido la disponibilidad de servicios con los agregadores, a la par de que han reforzado sus propias plataformas de entregas bajo sus propias marcas.

Esto ha llevado a cuestionar a empresas sobre el futuro de la relación con los agregadores, que también incluye a Rappi o Didi Food, competidores directos de Cornershop y Uber Eats, y la evolución de las minoristas a convertirse en empresas de comercio electrónico.

PUBLICIDAD

Ver más: Bondes D a Bondes F: Hacienda lanza un nuevo instrumento de inversión en deuda gubernamental

Durante su más reciente conferencia trimestral de julio, directivos de Alsea, una empresa que ha impulsado las capacidades de su marca de delivery y recompensas Wow, reconocieron el papel estratégico de los agregadores, admitiendo que convertirse en una compañía de tecnología no estaba dentro de sus planes.

“Somos una empresa de restaurantes, pero definitivamente tendremos que usar tecnología para ser líderes en el segmento”

—  Alberto Torrado, presidente ejecutivo de Alsea, en conferencia con analistas en julio

El negocio back end de Uber Eats tiene entre sus clientes a la empresa de artículos deportivos Nike, que durante años ha buscado posicionar sus ventas en línea, pasando incluso por un programa piloto con Amazon, el gigante del sector, que le permitía vender directamente sus productos a través de esta plataforma, y que tras un par de años de operaciones culminó.

PUBLICIDAD

Nike lanzó finalmente el año pasado su tienda oficial en línea para el mercado mexicano, pero a través de Mercado Libre.

Un matrimonio que no ha estado exento de retos

La joven alianza entre Uber Eats y Cornershop no ha estado exenta de retos y sorpresas.

La inversión de Uber Technologies, matriz de Uber Eats, asombró al mercado en octubre de 2019. Cornershop había sido cortejada tiempo atrás por el gigante minorista Walmart, en una fusión valorada en US$225 millones que no pudo concretarse debido a que no lograron contar con el permiso regulatorio en México.

PUBLICIDAD

La integración entre Uber Eats y Cornershop inició en julio del año siguiente, en medio de la pandemia, cuando una parte de los equipos se encontraban trabajando desde casa, generando un reto adicional al proceso de integración.

“El año pasado, a nivel global, más que triplicamos la cantidad de envíos y al mismo tiempo tuvimos que implementar muchos cambios en nuestra operación con los equipos desde casa”

—  Marinus van Gestel, head para América Latina de Cornershop by Uber

La apuesta de Uber Technologies hacia el delivery ha dado resultados en materia de diversificación y economías de escala, apalancados en la base de clientes de Uber, que ahora pueden acceder a una creciente oferta de productos que pueden ser llevados a sus casas.

PUBLICIDAD

El matrimonio con Uber Eats permitió a Cornershop comenzar a operar casi de inmediato de manera conjunta en mercados seleccionados en Brasil, el gigante de la región.

Ver más: Apetito de extranjeros en mercado accionario mexicano se desacelera

Si bien la integración en México, el segundo mercado más grande a nivel regional, tuvo que esperar siete meses más debido a la autorización regulatoria local, los beneficios de la colaboración ya es palpable con la apertura de nuevas ciudades, como el caso de Tijuana, donde en un inicio la demanda sobrepasó la capacidad.

PUBLICIDAD

El más reciente anuncio de expansión local considera ciudades medianas como Ciudad Juárez, Cuernavaca, Culiacán, Hermosillo, Mexicali y Morelia, lo que la coloca en una veintena de mercados ofreciendo la posibilidad de compra en supermercados como Chedraui, La Comer y otras tiendas minoristas como PetCo u Office Depot, que en México son operadas por Grupo Gigante.

Tras los resultados iniciales, Uber decidió hace un par de meses incrementar su participación en Cornershop y fusionarla en su totalidad, con una valuación de US$3.000 millones, una de las mayores salidas de capital de riesgo a través de fusiones y adquisiciones en América Latina, que considera como contraprestación unas 29 millones de acciones de Uber Technologies.

Pero el viaje también ha traído algunos tragos amargos. En el camino conjunto han quedado de lado algunas economías claves de la región. En la actualidad, existen mercados donde Cornershop opera sin ir de la mano de Uber Eats, como Colombia, sede de Rappi, y Perú. Uber Eats decidió salir de ellas el año pasado, en línea con un enfoque de rentabilidad de su matriz.

El negocio de delivery, -que incluye a Uber Eats y Cornershop- representó el 50% de los ingresos registrados por Uber Technologies en el segundo trimestre. Esta línea de negocio fue la que más incrementó sus ingresos en el segundo trimestre, con respecto al mismo periodo de 2020, con un alza de 122%, superando los crecimientos de los segmentos de viajes y transporte de carga que también forman parte de Uber.

PUBLICIDAD

Ver más: México buscará conversar con EE.UU. sobre reglas para vehículos

El negocio de delivery obtuvo un EBITDA o flujo operativo negativo por US$161 millones, a pesar de ello esta cifra fue menor al flujo operativo negativo por US $232 millones de un año antes.

Para reforzar el negocio de delivery, Uber adquirió el año pasado la plataforma de entrega de comida a domicilio Postmates, que dejó de operar en la Ciudad de México en diciembre de 2019, y era su único mercado internacional, donde competía con Uber Eats, dirigida localmente en ese entonces por José García-Pimentel.

Pimentel, desde junio, es gerente general para Postmates by Uber, con sede en Los Ángeles, California.

En el futuro, hasta un piano

Han pasado 12 años desde que Uber Technologies irrumpió y cambió la forma en que una buena parte de la población urbana del planeta se transporta y adquiere productos.

Hacia el futuro, el negocio de delivery de Uber está confiado en su capacidad, la tecnología y el acceso a una flota diversificada de vehículos de distintos tamaños para seguir atendiendo con velocidad las demandas de sus clientes y aliados estratégicos.

“El futuro es poder conectar al cliente con todo lo que necesita y al final del día beneficiar a millones de comercios, compradores y repartidores involucrados”

—  Marinus van Gestel

En ese sentido Van Gestel recordó una entrevista reciente realizada por The New York Times a Dara Khosrowshahi, director general de Uber, en la cual detalla con un ejemplo el objetivo de la compañía: hacer de Uber la opción de las personas para transportarse y adquirir cualquier producto con la facilidad de apretar un botón.

“Apretar un botón y hacer que un piano sea entregado en su casa en una hora y media”.

Le puede interesar:

Michelle del Campo

Michelle del Campo

Reportera mexicana especializada en empresas. Me gusta cubrir temas relacionados con sustentabilidad, empresas de reciente creación y asuntos transfronterizos. Anteriormente formé parte de Infosel-Sentido Común, Transparencia Mexicana y la Fundación Este País.

PUBLICIDAD