PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Viajes

Venecia planea cobrar a los turistas por entrar a la ciudad a partir del próximo verano

Según el periódico local Stampa, las autoridades también planean establecer límites a la cantidad de personas que ingresan y les exigirá reservar el destino con antelación.

Tiempo de lectura: 1 minuto

Bloomberg — Venecia planea cobrar a los visitantes por el acceso a la ciudad y establecer cuotas de entrada a partir del verano de 2022, según reportó el periódico Stampa.

La ciudad italiana, uno de los principales destinos turísticos del mundo, también exigirá a los posibles visitantes que reserven el acceso con antelación, según el periódico. Se instalarán torniquetes en los principales puntos de acceso al centro histórico de la ciudad.

PUBLICIDAD

Las medidas para controlar la afluencia de turistas se habían debatido durante años antes de que la pandemia prácticamente detuviera las llegadas en 2020. Este año, con la lenta reanudación de los viajes, las restricciones vuelven a estar a la orden del día, ya que los centros turísticos mundiales intentan contener las llegadas masivas y mejorar la calidad de la experiencia tanto para los visitantes como para los residentes.

Ver más: Tras un año sin turistas, las ciudades europeas quieren seguir así

El mes pasado, Italia prohibió la entrada de grandes cruceros en la laguna de Venecia para proteger el lugar del exceso de turismo, en lo que podría ser sólo un primer paso en el impulso para reinventar y regular el turismo de masas.

PUBLICIDAD

La entrada a Venecia podría costar desde 3 euros (US$3,5) hasta 10 euros (casi US$12), según La Stampa. La suma dependería de la temporada y de la cantidad de turistas que se esperen ese día. Los lugareños, los familiares de los residentes y los turistas que hayan reservado en un hotel de Venecia estarán entre los exentos del pago de la entrada.

El cobro a los visitantes sigue siendo polémico. El concejal Marco Gasparinetti dijo que convertiría a Venecia en un “parque temático”, según el periódico, y propone restringir el acceso sólo a zonas especialmente concurridas, como la plaza San Marcos.

PUBLICIDAD