PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Actualidad

Ida se convierte en huracán, golpea Cuba en su ruta a EE.UU.

Ida azotaba el oeste de Cuba y se enfilaba a la costa de Luisiana donde tocaría tierra el domingo, dijo el Centro de Huracanes de EE.UU

Tiempo de lectura: 1 minuto

Bloomberg Linea — Ida se fortaleció el viernes a categoría de huracán sobre las cálidas aguas del Caribe azotando a Cuba en su camino a la costa de Estados Unidos, donde tocaría tierra el domingo, dijo el Centro Nacional de Huracanes con sede en Florida.

Ida, que ganó fuerza más rápido de lo pronosticado, se ubicaba a unos 70 kilómetros de la Isla de la Juventud en la punta occidental de Cuba, moviéndose en dirección noroeste a una velocidad de 15 kilómetros por hora.

PUBLICIDAD

El huracán llevaba vientos máximos sostenidos de 130 kilómetros por hora, y rachas de 155 kilómetros por hora, lo que lo colocaba en categoría 1, según el reporte más reciente del Centro.

“Se anticipan pocos cambios en la fuerza de Ida mientras que Ida se mueve sobre el oeste de Cuba esta noche. Se espera un fortalecimiento de estable a rápido cuando Ida se mueva sobre el sureste y el centro del Golfo de México durante el fin de semana, y se prevé que Ida sea un huracán mayor extremadamente peligroso cuando se acerque a la costa norte del Golfo el domingo”, destacó.

El CNH dijo que una advertencia de huracán está vigente para las provincias cubanas de Pinar del Río y Artemisa y la Isla de Juventud además de una alerta de huracán vigente para Cameron, Luisiana hasta la frontera entre Misisipi y Alabama, el Lago Pontchartrain, Lago Maurepas y Nueva Orleans Metropolitana en el este de Estados Unidos.

PUBLICIDAD

Autoridades de las zonas costeras de Estados Unidos se preparaban para el golpe del ciclón. Cinco tormentas ya han azotado a los Estados Unidos en lo que va de este año.

El Golfo alberga el 16% de la producción de crudo de los Estados Unidos, el 2% de su producción de gas natural y el 48% de la capacidad de refinación de la nación. Katrina golpeó Louisiana y Mississippi el 29 de agosto de 2005 como un gran huracán, y la tormenta causó inundaciones masivas en Nueva Orleans que devastaron la ciudad y mataron al menos a 1.800 personas, según datos de Bloomberg.


PUBLICIDAD