PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
EE.UU.

El camino de Powell hacia un nuevo mandato en la Fed de EE.UU. se complica

Lo que antes parecía una fácil renominación de Powell se ha transformado en un problema para la Casa Blanca.

Powell
Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg — La selección por parte del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, de un nuevo jefe de la Reserva Federal (Fed) se complicó en la última semana por las disputas en el Congreso sobre el gasto, los impuestos y la deuda, mientras que un escándalo sobre operaciones bursátiles de algunos altos funcionarios del banco central bajo el liderazgo de Jerome Powell podría dañar sus perspectivas.

Lo que antes parecía una fácil renominación de Powell -un favorito de la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, de los demócratas moderados y de los republicanos del Comité Bancario del Senado- se ha transformado en un problema para la Casa Blanca, ya que la senadora Elizabeth Warren, demócrata de Massachusetts, y grupos progresistas han puesto en tela de juicio algunas actividades bursátiles.

PUBLICIDAD

Ver más: Biden dice que tiene confianza en Powell, después de que Warren lo criticara

El banco central está en la mira tras revelaciones sobre operaciones bursátiles realizadas por el vicepresidente de la Fed, Richard Clarida, y funcionarios regionales de Dallas y Boston en 2020, mientras el banco luchaba por proteger la economía estadounidense del Covid-19.

El creciente escándalo en la Fed definitivamente impacta a la renominación de Powell. Está por verse si será suficiente para descarrilarlo. Ningún presidente quiere meterse en ello, sin conocer todos los detalles”, dijo Aaron Klein, investigador principal de Estudios Económicos en la Brookings Institution y exsubsecretario adjunto de política económica en el Departamento del Tesoro en el gobierno del presidente Barack Obama.

PUBLICIDAD

“¿Quiere gente que probablemente continúe con la cultura de la Fed o que la sacuda? Antes de estos escándalos, había un gran impulso para continuar con la cultura”, añadió Klein.

Warren llama a Powell ´Peligroso´

Warren se ha dirigido directamente a Powell en una audiencia del Comité Bancario del Senado y en un discurso en el pleno, diciendo que lo considera un líder “peligroso” que ha sido blando con los bancos y con las prácticas éticas de quienes trabajan para él. Es la única senadora demócrata que se ha pronunciado directamente contra Powell.

Ver más: Elizabeth Warren dice que Powell ‘falló’ como líder por el escándalo de la Fed

PUBLICIDAD

Cinco fuentes familiarizadas con la búsqueda de un presidente de la Fed por parte de la Casa Blanca dijeron que los escándalos bursátles y las críticas de Warren no han afectado a la posición de Powell, ni ven que la decisión se produzca de forma inminente. Un portavoz de la Casa Blanca dijo que el proceso de selección del presidente se desarrollaría de “manera oportuna”.

Algunos funcionarios del gobierno siguen creyendo que sacar a la economía de la crisis pandémica es, en última instancia, más importante que cualquier deseo de reemplazar al presidente de la Fed y poner un sello fresco en la institución. Pero cuanto más tiempo se ciernan sobre la Fed las interrogantes sobre las transacciones, más tiempo tienen los críticos de Powell para afinar sus ataques.

La otra candidata principal a la presidencia de la Fed es Lael Brainard, actual gobernadora de la Junta de la Reserva Federal y exsubsecretaria del Tesoro para Asuntos Internacionales con el presidente Barack Obama. Brainard es una demócrata cuyos puntos de vista se alinean más con los de Warren, y también está siendo considerada para el puesto de vicepresidenta de supervisión, una función reguladora bancaria clave, donde se esperaría que adopteara una postura más dura que el actual vicepresidente, Randal Quarles.

PUBLICIDAD

Nuevas presiones

Biden y los demócratas del Senado están luchando por elevar el límite de la deuda del país y evitar un impago del gobierno federal en las próximas semanas. Al mismo tiempo, el presidente está tratando de negociar un compromiso entre progresistas, moderados, la Cámara de Representantes y el Senado sobre la mayor parte de su agenda económica, un proceso que probablemente implicará muchos pequeños compromisos a cambio del apoyo de los demócratas clave.

La presión se ve agravada por el calendario: Para tener un nuevo presidente de la Reserva Federal o reelegirlo para principios de febrero, mes en que expira el mandato de Powell, la Casa Blanca debería nominar a su candidato a finales de octubre o principios de noviembre para dar tiempo a reuniones individuales en persona con los legisladores y una audiencia de confirmación.

Cualquier investigación sobre las operaciones bursátiles realizadas por los funcionarios de la Fed podría no estar terminada para entonces. Powell ha prometido una revisión exhaustiva a nivel interno de la actividad bursátil y de las políticas del banco central.

PUBLICIDAD

El martes, Biden dijo a periodistas que tenía confianza en Powell “hasta ahora” antes de añadir “pero estoy poniéndome al día con algunas de estas afirmaciones”.

Yellen dijo el martes en la CNBC que “corresponde al presidente hacer el nombramiento, y el presidente aún no ha tomado esa decisión. Sé que hablará con mucha gente y considerará una amplia gama de evidencia y opiniones y tomará una decisión muy cuidadosa.”

PUBLICIDAD

Como expresidenta de la Reserva Federal, se espera que la recomendación de Yellen tenga peso dentro de la Casa Blanca; durante el verano ella había dicho a los funcionarios de la Casa Blanca que se sentiría cómoda volviendo a nombrar a Powell en el cargo.

Pero si Biden elige a Powell, la medida podría irritar a los progresistas en medio de las delicadas negociaciones de su multimillonario paquete de gasto social. Si elige a Brainard, eso podría alejar a los moderados como el senador Jon Tester de Montana, que dijo que apoya a Powell, así como a varios republicanos del Comité Bancario del Senado que prefieren que Powell continúe al frente de la Fed.

“En las últimas seis semanas, prácticamente en cada coyuntura, Powell ha parecido ser reactivo en lugar de proactivo”, dijo Andrew Levin, profesor de economía en Dartmouth y exfuncionario de la Fed. “Al nombrar un nuevo equipo de liderazgo de la Fed, la Casa Blanca puede restaurar la confianza del público en la integridad de la Fed y asegurar que habrá cambios significativos en la forma en que la Reserva Federal hace su trabajo”.

PUBLICIDAD

Hasta ahora, Powell ha contado con el apoyo de un grupo inusualmente amplio que incluye a economistas laborales, demócratas moderados, republicanos y algunos miembros del equipo de Biden que aprecian la forma en que dirigió la economía y la política monetaria durante una pandemia única en un siglo.

Los demócratas del Senado han dado a Biden un amplio margen de maniobra para elegir al próximo presidente de la Fed, ya sea Powell u otra persona, lo que da al presidente algo de tiempo y espacio para hacer su selección. La única excepción es Warren, que en las últimas semanas ha iniciado una fuerte campaña pidiendo a Biden que no vuelva a nominar a Powell.

La posición de Warren abre la puerta a que otros demócratas del Senado digan que también se opondrán a Powell, aunque ningún otro demócrata lo ha hecho todavía.

Incluso si un puñado de demócratas del Senado votara en contra, Powell podría ser confirmado si se le vuelve a nominar, gracias al amplio apoyo de los legisladores republicanos. Más de la mitad de los senadores republicanos del Comité Bancario del Senado ya han dicho que apoyan a Powell para un segundo mandato. Powell fue confirmado por el Senado 84-13 para su primer mandato en 2018 cuando fue nominado por el presidente Donald Trump, lo que sugiere que podría volver a ser aprobado fácilmente por la cámara.

-Con la asistencia de Laura Davison.

PUBLICIDAD